lunes, 16 de enero de 2012

MAURI CARICOL VÁZQUEZ 



Cuentan que Itálica fue fundada en el año 206 a. C. por Publius Cornelius Scipio, más conocido como Escipión el Africano, después de vencer al ejército cartaginés de Asdrubal, consiguiendo de esa manera la supremacía de Roma en la Península Ibérica. Tras esa batalla, el general romano decidió dejar los heridos en Itálica, para que se recuperarán de sus heridas y para que corrieran en las afueras de la ciudad.

Dicen que el agua era conducida, a través del acueducto de Adriano, desde el Valle del Guadiamar, ya que la consideraban más potable que la del cercano Río Guadalquivir. Por eso Manolo, nuestro mejor "estratega", decidió ir el domingo temprano con sus mejores hombres para dominar esa zona.
Un poco más tarde, a las 12.30, M. Ángel Mora y yo (sufrimos bajas de última hora: Juanlu, Gámez y Matías) nos reunimos para conquistar Itálica, con otros 3000 valientes, entre los que se encontraban conquistadores llegados de toda la Península Ibérica (Higuero, Martínez, Olmedo, etc.) y otros llegados de todos los rincones del mundo (Komon, Kipsiro, Masai, etc.). Entre todos decidimos cambiar las espadas por zapatillas de deporte y las armaduras por mallas y camisetas, para buscar una rápida victoria.
La lucha fue dura, ya que las legiones romanas se encomendaron a Júpiter, su Díos de la atmósfera, y Él nos castigó con frío y agua.

Buscamos la victoria, paso tras paso, recibiendo codazos, resbalando en el barro, subiendo cuestas y pasando por estrecheces. Incluso llegamos atravesar el Arco de Trajano. Apesar del esfuerzo, la victoria se nos resistió.

Pero... Tiembla Roma. Las NUEVAS PROMESAS DE GINES volverán para conquistar Itálica.

1 comentario:

  1. ¿Y las tirantas del club, Mauri? ¿Hacía frío? jajaja

    ResponderEliminar